jueves, mayo 01, 2014

A propósito de nuestra prensa "patriota"




Un sector de la prensa peruana, liderado por el diario "La Razón", se ha enfrascado en una campaña ruidosamente belicista, disfrazada por supuesto de la acostumbrada patriotería que estalla cada cierto tiempo para ocultar escándalos políticos u otros problemas sociales. Por supuesto, ningún "peruano de verdad" podría atreverse a cuestionar el histórico odio hacia los vecinos chilenos, fundamentado en una infausta guerra sucedida hace más de 130 años. ¿Realmente favorece a la población del Perú esta actitud? Porque una cosa es defender diplomáticamente y en forma civilizada una diferencia territorial, y otra muy diferente es propiciar enconadamente conflictos que culminarán en muertes inútiles a ambos lados de la frontera, únicamente para favorecer los privilegios de una casta militar, así como las ventas de la industria de la guerra. 

Leamos a continuación un lúcido escrito de José Ingenieros sobre el tema, que continúa vigente en todo su contenido:






Por José Ingenieros (1925)


"98. La humanidad es la patria del ideal. Cuando se escucha la sola voz del corazón, patria es el terruño; cuando prevalece el interés político, patria es el Estado; cuando habla el ideal, patria es la humanidad. Y en el desarrollo histórico de este sentimiento podemos decir que el terruño expresa el patriotismo del pasado, la nación el patriotismo del presente, la humanidad el patriotismo del porvenir.

Mientras se extiende la solidaridad del terruño a la provincia, al Estado, a la humanidad, las fuerzas inmorales del pasado siguen sembrando odio entre los pueblos, para apuntalar con el patriotismo político el régimen social de cuya injusticia se benefician. Toda innoble agresividad que hiere el sentimiento nacional de otros pueblos, no es amor a la patria, sino a la industria malsana, eternamente fomentada por mercaderes de la palabra y de la pluma, al servicio de déspotas reales o potenciales. No tiemblan ante la responsabilidad de las guerras que encienden, preparados a comentarlas desde sus casas, mientras los pueblos se diezmen en las trincheras. Todos mienten lo mismo; pretenden que la propia nación es la mejor del mundo, engañando a los ingenuos con sofismas de que ellos se burlan. Corrompen la opinión pública y fomentan el culto supersticioso de mitos vanos, amparándose luego de ellos para encubrir sus venales conveniencias.

Maldiga la juventud a los envejecidos tartufos que conspiran contra la paz de sus pueblos, encendiendo regueros de intrigas internacionales en la diplomacia secreta. Maldiga cien veces a los que fabrican cañones, robando el metal que necesitan los arados. Mil veces maldiga a los que hacen correr en el mundo una sola gota de sangre, que no es la de sus propias venas.

La manera más baja de amar a la propia patria es odiar las patrias de otros hombres, como si todas no merecieran engendrar en sus hijos iguales sentimientos. El nacionalismo debe ser emulación colectiva para que el propio pueblo ascienda a las virtudes de que dan ejemplo otros mejores; nunca envidia colectiva que haga sufrir de la ajena superioridad y mueva a desear el abajamiento de los demás, hasta el propio nivel. Cada pueblo es un elemento de la humanidad; el anhelo de la dignificación nacional puede ser un aspecto de la fe en la dignificación humana. Ascienda cada nación a su más alto nivel, y por el esfuerzo de todas se remontará el nivel de la humanidad".


***

El tema ha sido también llevado al cine, y aquí podemos mencionar la brillante película "Senderos de gloria" (1957) de Stanley Kubrick, basada en la novela del mismo nombre escrita por Humphrey Cobb y ambientada en Francia durante la Primera Guerra Mundial. A continuación la versión subtitulada en castellano:

http://www.pelispedia.tv/pelicula/senderos-de-gloria/

viernes, agosto 31, 2012

A propósito de "misturas", "derecho a comer rico" y "booms de la comida peruana"

 


NUESTROS VENTRALES
Por Manuel González Prada (1907)
Horas de lucha

(...)

II


Refieren que en la época del Virreinato un personaje de Madrid, departiendo sobre cosas de América con un recién llegado de Ultramar, tuvo la ocurrencia de preguntarle. )Qué harán ahora en Lima? -Repicar y quemar cohetes, respondió el ultramarino, dando señales de conocer a los limeños de entonces. Si hoy, en alguna parte del Globo nos dirigieran la misma interrogación, nosotros no vacilaríamos en contestar: lo que en Lima hacen ahora es comer.

Los almuerzos suceden a los almuerzos, los lunches a los lunches, las comidas a las comidas, las cenas a las cenas. Se engulle sólidos y se bebe líquidos a punto que bajo el lema de Vida Social o Notas Sociales, los diarios serios han abierto una sección especialmente consagrada a contarnos dónde funcionan con mayor actividad las cucharas, los tenedores y las copas. Hay la bolsa culinaria, como hay la bolsa mercantil. Las redacciones parece que tuvieran personas encargadas de huronear en las canastas del recado para ver cuáles llevan una gallina, y husmear alrededor de los fogones para descubrir cuáles trascienden a extraordinario. El menú de las comidas merece lugar tan importante como la relación de una corrida o de una fiesta religiosa; así que todo buen periodista debe tener en su mesa de redacción un Arte de Cocina junto al Año Cristiano y a un libro de Tauromaquia.


Los diarios no necesitan afanarse mucho para inquirir noticias gastronómicas y llevar tanto la baja de los vecinos que ponen mantel largo como el alza de los que se limitan al puchero cotidiano: los anfitriones mismos se cuidan de llevar el dato al periódico, muy ufanos de reunir seis comensales y muy convencidos de ejercer una de las más altas funciones sociales al comerse un pavo y destapar una botella de champagne. Merced a la divulgación de los ágapes caseros, ya estamos en condiciones de no ignorar cuándo echa sus primeros dientes el hijo de un subprefecto y cuándo cumple los setenticinco la suegra de un ministro.


Los banquetes a los verdaderos y a los falsos personajes se repiten con frecuencia que raya en lo maravilloso, en lo inverosímil. Al pobre Candamo, con ofrecerle tanta comilona, le apresuramos su viaje para el otro mundo, a Menéndez Pidal le hicimos conocer indigestiones más serias que las producidas por el garbanzo y el gazpacho, a Sáenz Peña le dimos razón para sostener que una batería de cocina puede hacer tanto mal como una de Schneider-Canet, a Root no le derribamos de una buena enteritis por haber tenido la feliz idea de salvarse a tiempo. Vivimos en perpetuas bodas de Camacho. En las cinco partes del mundo no hay hombres más atareados que los marmitones de nuestros clubs y de nuestros hoteles. Las quijadas de muchas gentes han resuelto el problema del movimiento continuo, los vientres de muchas personas han denunciado profundidades mayores que las del Océano Pacífico.


Algunos dan señales de convertirse en sacos digestivos con el accesorio de tentáculos para coger la presa; otros andan en camino de volverse monstruos acéfalos y llevar en ambos hemisferios un simple conato de circunvoluciones cerebrales. Banquete al pasado y al futuro jefe de la Nación, banquete al senador y al diputado electos, banquete al nuevo juez de Primera Instancia, banquete al vocal últimamente jubilado, banquete al militar ascendido ayer, banquete al financista que llega, banquete al Encargado de Negocios que prepara su viaje, banquete al ganante de un premio en la lotería, banquete al héroe de heroísmos venideros, banquete al joven sesentón que piensa abandonar la vida de soltero. Todo el mundo disfruta de su banquete, menos las pobres mujeres que, sin embargo, tendrían derecho a la reciprocidad, ya que prodigan tantos beneficios y tantas gollerías a nuncios, delegados, arzobispos, obispos, canónigos, etcétera. Bien merecerían su convite las piadosas damas que suministran leche pura a los hijos legítimos de uniones católicas, mientras no darían ni agua con visos o amagos de leche a los hambrientos mamones concebidos en la inmundicia del pecado.


Ese banquetear de Lima (digamos de una fracción limeña) contrasta con la miseria general del país, da la falsa nota de regocijo en el doloroso concierto del Perú, es un escarnio sangriento a los millares de, infelices que tienen por único alimento un puñado de cancha y unas hojas de coca. Vemos la prosperidad de una oligarquía, el bienestar de un compadraje; no miramos la prosperidad ni el bienestar de un pueblo. Lima es no sólo, el gran receptáculo donde vienen a centralizarse las aguas sucias y las aguas limpias de los departamentos: es la inmensa ventosa que chupa la sangre de toda la Nación.


Esas quintas, esos chalets, esos palacetes, esos coches, esos trajes de seda y esos aderezos de brillantes, provienen de los tajos en la carne del pueblo, representan las sangrías administradas en forma de contribuciones fiscales y gabelas de todo género. Merced a las sociedades anónimas, todo ha sido monopolizado y es disfrutado por un diminuto círculo de traficantes egoístas y absorbentes. Fuera de ellos, nada para nadie, lo mismo en los negocios que en la política, salvo haciendo los postulantes el sacrificio de convicciones y dignidad. Consigna -la abyección y la obediencia.

viernes, enero 07, 2011

"Esquina bajan"

.
 .
Lima no es precisamente una ciudad que cultive en su grado más puro el idioma español. Aún así, entre las innumerables innovaciones gramaticales y ortográficas que caracterizan nuestro cotidiano hablar, sobresale una frase por su frecuentísimo uso y -principalmente- por la cantidad de violaciones académicas que en sólo dos palabras comete. Me refiero al popularísimo "Esquina bajan", tan escuchado y usado por los habituales y sufridos usuarios de nuestro transporte público.
.
La frasecilla de marras, decíamos, contiene las siguientes transgresiones:
  • Falta de concordancia verbal de número: Al ser (casi siempre) un solo individuo el que la profiere, correspondería la forma singular del verbo bajar, y no el plural.
  • Falta de concordancia verbal de persona: Refiriéndose a sí mismo, cabría conjugar el verbo bajar en primera persona, y no en tercera.
  • Inversión del orden: Al mencionar el complemento del predicado (en la esquina) antes del verbo (bajar).
  • Ausencia de artículos.
.
Resumiendo, un sencillo homenaje a Cervantes consistiría en decir: "Bajo en la esquina".
(Aunque por lo general se baje en cualquier sitio, sea o no esquina, sea o no paradero).

martes, noviembre 02, 2010

Día de los muertos (4)

.

.
Como en años anteriores, el día más fúnebre del calendario es fuente inspiradora para (irónicamente) infundir vida al presente blog. En esta oportunidad, y aprovechando una reciente visita al Cementerio de La Paz, citaremos algunos escritos* del poeta boliviano Gregorio Reynolds (1882-1948), relacionados en algún modo con el tema que nos convoca.


 
PANTEÍSMO
 
Yo quiero de tus lagrimas el póstumo tributo,
en gracia de lo mucho que por tu amor sufrí,
el día en que siguiéndome con paso irresoluto,
al campo santo vayas para volver sin mí.
 
Al convertirme en árbol, te ofreceré mi fruto,
será mientras exista mi sombra para ti...
después, cuando a mi vera, cual mármol impoluto reposes,
mis raíces han de abrazarte allí.
 
Bajo mi savia -¡oh virgen!- tu carne toda en germen,
ha de surgir de nuevo con todos los que duermen
en subterráneo génesis el sueño vegetal...
 
Y al envolver mi tronco tu floreciente traje,
arriba, luminosas, en el etéreo viaje,
daránse nuestras almas el beso sideral.

 
 
A UN CADÁVER

“Todos morir habemos. Hasta mañana hermano”
musita el Egoísmo. Le comprendes quizás…
Cruza tus manos rígidas sobre el signo cristiano,
Y transido de miedo, se te pone detrás.
 
Y con rumbo a la fosa, bostezo del arcano
que pronto ha de cerrarse para siempre jamás,
con rumbo al tenebroso dominio del gusano,
adonde iremos todos, con otros pies te vas.
 
Tu sangre corrompida –la vida está en la muerte,
en el crisol enorme que todo lo convierte-
será purificada debajo de una cruz.
 
Nutrirá las raigambres del rosal y la encina,
y luego, en las alturas, en conjunción divina,
será efluvio tu carne y tu espíritu luz.
 


C O N F O R M I D A D
 
Sin razón y sin rumbo, lleve mi andar
de anhelos desdeñados, por eso estoy
cansado del camino por el que voy
y sin saber adónde podré arribar.
Para sudario tengo –pobre juglar-
harapos de oropeles de ensueños…
Hoy,sin fúnebres guirnaldas y sin convoy,
quisiera que me lleven a descansar.
Tesoros de utopías mi alma sonámbula
ha entregado a la vida, vieja funámbula
que me ha ganado al juego mi corazón.
Y por eso a la vera de este sendero,
maltrecho y resignado la muerte espero.
¿No será la suprema desilusión?
 
 

* De "El Cofre de Psiquis" (1918).

sábado, septiembre 04, 2010

Reino o Imperio




El gobernante se dirige a sus ministros reunidos en pleno, y con la altivez propia de todo gran líder, proclama: "Que nuestra incontestable grandeza aclamada en todo el orbe, consecuencia inevitable de nuestras avasalladoras conquistas y abrumadora influencia mundial, nos han llevado a un momento histórico en el cual un arcano dilema cobra más vigencia que nunca: ¿Somos Reino o Imperio? La respuesta a tal interrogante -otrora esquiva y quizás dubitativa- deviene ahora en diáfana e incontroversial afirmación: ¡Somos Imperio!". Los ensordecedores aplausos interrumpen jubilosamente la buena nueva. "Que retrocedan aquellos mezquinos que envidiosamente minan nuestras luminosas esperanzas con oscuros augurios, nuestro portentoso sendero está ya trazado y ningún óbice impedirá nuestro glorioso futuro".
 
No muy lejos de ahí, un grupo de expulsados del naciente Imperio por interferir con los nuevos rumbos, partía hacia otros territorios, en donde poco o nada se sabía de las grandes conquistas ni alcanzaba la luz que acababa de ser aplaudida. Al mismo tiempo, la peste seguía cobrando víctimas entre los orgullosos súbditos que no habían jamás traspasado las fronteras, pero que bebían de las fuentes de sabiduría de sus gobernantes.


 

jueves, junio 24, 2010

Vade retro XXX

 
 

La Comisión de Justicia y Derechos Humanos de nuestro impecable Congreso de la República -crisol de sabiduría y virtudes ciudadanas- ha sumado a su reconocida trayectoria la reciente aprobación del proyecto de ley 3621-2009, que busca castigar con cárcel a todos los responsables de contaminar nuestra atmósfera mediática con "imágenes, mensajes o audios obscenos o pornográficos". El autor de tan edificante e histórica propuesta es nada menos que Ricardo Belmont Cassinelli, recordado inventor y difusor de las "pastillas para la moral", cuya devoción por nuestra infancia -amenazada inclementemente por calatas demoniacas que acechan desde cada quiosco, pantalla de TV o cabina de internet- diole el ímpetu necesario para emprender una auténtica cruzada contra "los procesos de degradación moral que se yergue en estos momentos sobre nuestra sociedad" (sic). Así, en su exposición de motivos, este santo varón deja en claro y en impecable castellano, que "no creamos lo que dicen los que defienden la pornografía de que sólo 'la más fuerte' (es decir aquella que exhibe directamente el acto sexual o los órganos sexuales) es dañina o ilegal. Pues hay estudios que confirman que la pornografía considerada 'leve' (la que se ve en algunos programas de televisión, diarios o revistas indecentes) causan más crímenes sexuales que la pornografía más desembozada y fuerte”. Estáis pues advertidos, majaderos abogados del porno light, nada de bikinis, falditas desvergonzadas ni pantalones apretados. Adiós chicas 21, chicas Caretas o misses colita, arded todas en el averno, pues nuestro parlamento está aquí para proteger nuestras frágiles y descarriables mentes, y para librar a nuestros niños y adolescentes de malhadados vicios manuales, que deben preocuparnos más que minucias materialistas e irrelevantes como el analfabetismo o la desnutrición, asuntos imperceptibles cuando el espíritu se fortalece. Amén.

martes, junio 22, 2010

Alas

 
 
Ante sí se revelaba un horizonte pletórico de posibilidades, un vasto mundo por descubrir, abundante en misterios que incitaban su curiosidad, que despertaba luego de un largo y penoso letargo. Atrás quedaría la ominosa pesadilla del encierro. Pero, ¿de qué vale engañarse? En realidad, aquel claustro del que ahora pretendía huir y del cual despotricaba sin concesión, lo había albergado cuando más lo requería, en momentos de tormentosas vivencias. Es más, aquella celda sin luces había sido obra suya, aunque los recuerdos de tales hechos le resultasen hoy nebulosos a su memoria. No recordaba ya que el mundo nuevo al cual pretendía con ímpetu lanzarse era en verdad conocido, y sus supuestos descubrimientos no serían más que reencuentros con tiempos idos. No importaba. El reto se abría ante sus ojos, y el abismo insondable le resultaba irresistible. Sin embargo, no fue capaz en su entusiasmo, de percibir a tiempo un detalle. Ya no tenía alas...


martes, junio 01, 2010

Máscara




Sólo parcial y temporalmente atenuó el tiempo la angustia, pues tan perturbadora experiencia no podía evanescerse sin dejar huella. La duda referida a la existencia de los demás no halló jamás esclarecimiento completo, y aunque desprovista durante largos periodos de mayor repercusión emocional, hasta el punto de la autocrítica sarcástica -mas siempre discreta-, confirió de todos modos a su carácter un halo de inseguridad vital y una perpetua incapacidad para considerarse plenamente como parte de aquella entelequia que suelen los demás denominar humanidad. Se sabía humano, y como tal vivía y padecía, y compartía anhelos, alegrías y odios con sus pares. Pero esa distancia existencial resultaba infranqueable. Quizás los otros la vivían también, pero le restaban importancia; tal vez la sufrían igualmente, pero en silencio. Mejor era entonces disimular, camuflarse entre la gente, aparentar ser uno más. Crear una máscara que borrase ante el mundo tan aciago descubrimiento... el mismo hecho de considerarlo descubrimiento y no solamente idea, significaba que aquello había echado raíces en su mente, que lindaban con la conviccionalidad. No importaba, debía erradicar el concepto de esencia y privilegiar lo perceptible, en aras de su estabilidad. Ser parte del mundo, así fuese sólo en apariencia. Lo sería entonces en apariencia también para sí mismo. La intensidad de sus vivencias debía sepultar sus temores, neutralizando su poder corruptor, como la cal viva en los antiguos entierros. Pero la apariencia no deja nunca de serlo, y por más ahogado que se encuentre en excesos, el ego auténtico -o lo que haga las veces del mismo- finalmente regresa a la luz. Y vuelven las tinieblas...
 
 
 

lunes, marzo 29, 2010

Número 9




Un grupo de muñecos de trapo busca sobrevivir en un mundo hostil dominado por máquinas que por motivos desconocidos buscan su aniquilación. Tal es el aparentemente sencillo argumento de "Número 9", la película animada -a la que ya nadie llamaría de "dibujos animados" y menos aún "cartones"- dirigida por Shane Acker y producida por Tim Burton, que recientemente abandonó la cartelera local sin mucho éxito comercial (cosa que en nuestro medio suele ser más motivo de elogio que demérito). Digo sencillo en apariencia, pues la odisea de los peleles cuya génesis nace de nuestro apocalipsis, es pródiga en simbolismos que vale la pena tomar en cuenta, así sea con una dosis añadida de especulación propia.
 
Consideremos en primer lugar el tema del fin del mundo, pesadilla que no por recurrente abandona el imaginario colectivo, pues si bien la muerte individual representa el fin del individuo, permite no obstante la esperanza de un continuo histórico mantenido ad infinitum por los que nos heredan; el apocalipsis, sin embargo, acaba con esta continuidad, la supervivencia en los que vienen, el renacer perpetuo de cada nueva generación. Está en nuestros genes, al fin y al cabo, perdurar como especie, más allá de nuestra efímera corporeidad. Es ahí donde radica la importancia de los muñecos numerados, depositarios sin saberlo del alma de su creador (entendiendo "alma" en su concepto metafórico más amplio, y no simplemente en su limitada acepción mística): el descubrimiento de su misión, dará significado a su lucha y a su misma existencia, reducida hasta entonces a un anodino esconderse bajo las sombras. Como en la saga de "Terminator", el holocausto de la humanidad es producto de su propia inventiva ("nuestra ciega búsqueda por la tecnología" -dice la voz que inicia la película- "sólo nos llevó más rápido a nuestra destrucción"). La maquinaria bélica -hija consentida creada a imagen y semejanza del dios humano- termina devorando a su padre; recordemos que en "El planeta de los simios" es la bomba nuclear la causa de la degradación y final extinción del homo sapiens, la "bestia hombre" de la que debían alejarse los otros primates.
 
No es gratuito tampoco el anonimato colectivo de los protagonistas. Reducida su identidad a un número -tema planteado también en la serie "El prisionero" (leitmotiv de este blog) y en la película "12 hombres con ira"- el temperamento de cada personaje logra imponerse para lograr su individualización, aunque sea de todos modos necesaria su fusión final para la reconstrucción del ser que les infundió la vida, paradoja ontológica que no logra apreciarse nítidamente, pero que de todos modos podría avizorarse como epílogo. Disculpándome por la osada sugerencia.
 
No se trata pues solamente de una película para niños, aunque no deje de captar la atención de un público infantil cada vez más refinado en sus gustos, y que a veces pareciera superar en exigencia argumental a la mediocridad imperante en la cinematografía adulta "comercial".
 

viernes, febrero 26, 2010

Prinetti & Stucchi




Prinetti & Stucchi fue una compañía italiana de máquinas de coser, bicicletas y automóviles, fundada en Milán en 1883, por Augusto Stucchi y Giulio Prinetti. Contó inicialmente con la participación del ingeniero milanés Etore Bugatti (1881-1947), diseñador del triciclo motorizado Tipo 1 (1898). En 1901, Giulio Prinetti obtuvo el cargo de ministro de asuntos externos de Italia, abandonando la compañía, que pasó a denominarse Stucchi & Co. Bugatti entonces, partió a Francia, en donde estableció la fábrica de vehículos que llevó su apellido.

 
 http://www.bugatti-trust.co.uk/photographs/v/album-01/

La producción de automóviles Stucchi cesó en 1906. La familia Stucchi-Prinetti participó entonces en la fundación de la Società Generale Elettrica dell'Adamello (1907), y actualmente -emparentada con la familia Medici- es propietaria de la Badia a Coltibuono, monasterio fundado en 1051, conocido por su producción vitivinícola.

 
 
 
 
 

viernes, febrero 19, 2010

Soledad


 


Definitivamente algo había cambiado. No podía precisar qué exactamente, pero ya no era el mismo. La lenta progresión del proceso no le permitía precisar el inicio, y por tal motivo no había sido capaz de reaccionar ante los imperceptibles cambios que se habían estado dando. Pero con el tiempo, ya no cabía duda alguna. Hace no mucho las cosas iban bien, no todo por supuesto, pero el balance podía calificarse como positivo; la mayor parte de aquello que siempre había anhelado lo tenía, poco había por esperar. Pero ahora su existencia misma estaba en cuestionamiento, lo que era agradable se tornó desagradable y lo satisfactorio devino en insatisfactorio. Aunque el comienzo había sido muy sutil, al punto del no reconocimiento, de todos modos había hechos que podía recordar. Quizá episodios de inexplicable angustia, que en su momento fueron relacionados a eventos otrora anodinos, en un intento muy humano por explicar lo inesperado. Quizá la aparición repentina de preocupaciones por temas que hasta poco tiempo antes no hubieran causado en su conciencia más impresión que el de un diálogo de aquellos fácilmente calificados como discusiones bizantinas. Quizá una sensación muy leve pero paradójicamente abrumadora de náusea, pero no la náusea rápidamente progresiva que desencadena el vómito y se ve totalmente aliviada por éste; no, era una náusea, por explicarlo de alguna manera, difusa, corporal, una náusea que invadía todo su ser, una náusea vital. De ahí al alienamiento de lo cotidiano que lo embargaba ahora, ya en forma casi continua, no transcurrió mucho tiempo. Era todo lo que podía recordar y narrar con palabras medianamente inteligibles.

En realidad, la vida le había venido anunciando este cataclismo, recién ahora le quedaba claro. Recordaba ese episodio acontecido siendo niño, cuando súbitamente y en cuestión de segundos, el mundo se le tornó inexplicablemente extraño, en medio de una reunión familiar. Veía a todos como siempre, los escuchaba, los reconocía, interaccionaba en forma aparentemente normal, al punto que nadie notó cambio alguno en él. Pero algo no andaba bien. El entorno se le presentaba sin modificaciones objetivas, pero subjetivamente distinto; quizás la descripción más aproximada para tal situación fuese el ver las cosas como si hubiese sido transportado a una realidad paralela, en contacto íntimo con la nuestra, pero con una suerte de cortina infranqueable, invisible e intocable, pero monstruosamente real, pero real solamente para él. Sus acciones, su discurso, su sonrisa y hasta sus propios pensamientos le parecieron mecánicos, enajenados de su ser esencial, como si de una patética actuación se tratase.

Tan angustiante vivencia no duró mucho, afortunadamente, pero su desaparición no lo dejó incólume. Pensamientos totalmente nuevos invadieron su mente; mientras los otros niños dedicaban su tiempo a los estudios escolares y a los juegos, él quedó ensimismado en divagaciones filosóficas acerca de su propio ser y de los demás. Lo que era reconfortantemente seguro dejó de serlo, lo que tenía por tranquilizadoramente evidente no lo fue más. Partiendo de la imposibilidad de verificar en forma absoluta la existencia de los otros, llegó a la desoladora posibilidad de estar completamente solo en el mundo, rodeado únicamente de espectros engendrados por su imaginación anhelante de compañía. De algo sirvió confesarle tales razonamientos a su padre, quien no dudó en brindarle todo su apoyo. Pero solamente el tiempo atenuó la angustia, aunque fuese parcial y temporalmente...
 
 

lunes, noviembre 02, 2009

Día de los muertos (3)


 

La esperanza de una vida ultraterrena es el principal consuelo que las religiones ofrecen a sus fieles próximos a iniciar el viaje sin retorno. Consuelo, claro está, para aquellos que a lo largo de su existencia acataron devota y sumisamente los dogmas que su fe les imponía (y a cuyo conocimiento sólo podían acceder con la conveniente intermediación de las jerarquías eclesiásticas, de más está decirlo); para ellos está asegurado el ingreso a un paraíso pletórico de dicha sempiterna, a diferencia de los pecadores empedernidos, cuyo paso al más allá deviene en condena perpetua.

Y aunque la fe por definición prescinde de evidencia, de todos modos puede apoyarse en ella. Así, múltiples testimonios de personas que estuvieron al borde de la muerte, han encontrado en el ascenso a la gloria divina su explicación más obvia. Tales experiencias cercanas a la muerte (como se conocen oficialmente), suelen ser descritas de manera bastante similar, sin importar el credo ni la ausencia del mismo, e incluyen por lo general algunos de los siguientes fenómenos: sensaciones extracorpóreas (flotar sobre el propio cuerpo y visualizarlo desde fuera), elevación hacia un túnel en cuyo extremo brilla una luz blanca, vivencia de una paz interior, y una rápida reminiscencia biográfica ("como en una película"); otros, por el contrario, relatan experiencias aterradoras (¿los pecadores?). Sin embargo los científicos (que no pierden ocasión para desvirtuar con su escepticismo los más refinados productos del misticismo), han esbozado algunas teorías al respecto. Kevin Nelson, por ejemplo, explica aquellos fenómenos como una intrusión de la fase REM (rapid eye movement) del sueño, similar a la que normalmente ocurre en la parálisis del sueño (en la cual la persona despierta parcialmente, sin poder moverse) y en los estados de semivigilia que cursan con alucinaciones; de hecho, estas experiencias asociadas al sueño fueron encontradas con mayor frecuencia entre individuos que tuvieron experiencias peritanáticas. En "El cerebro de Broca", Carl Sagan relacionó algunas de aquellas experiencias con sustancias psicoactivas: así, la ketamina puede inducir experiencias extracorpóreas, la atropina puede provocar una sensación de "vuelo", la 2,4-metilendioxianfetamina puede facilitar el recuerdo de hechos pasados aparentemente olvidados, y el LSD puede causar una sensación de "unión con el universo"; la acción de sustancias similares endógenas podría entonces rememorar el evento traumático inaugural de todo ser humano: el nacimiento.

Con evidencia o sin ella, la promesa de un edén en las alturas se refleja ostensiblemente en la abundante creación escultórica de los panteones (como hemos relatado en "Día de los muertos 1" y "Día de los muertos 2", y como puede apreciarse en las fotos de abajo, del cementerio La Almudena, del Cusco). Por tal motivo, sorprende encontrar en el mismo sitio, en medio de ángeles, vírgenes, jesucristos y toda una pléyade de personajes celestiales, la cripta cuya foto encabeza la presente, con una simple y terrenal calavera, que pareciera desvirtuar atrevidamente la ilusión del paraíso místico, advirtiéndonos escépticamente sobre la triste posibilidad (real para los herejes) de un absoluto punto final para la vida, únicamente perennizada en el recuerdo de los que nos sobrevivan temporalmente. Tal vez por semejante osadía, aquella tumba ha sido profanada, no encontrándose tras su puerta violada, más que un oscuro vacío.



 

sábado, octubre 24, 2009

"Creced y multiplicaos"




El 16 de octubre del presente año, el Tribunal Constitucional del Perú prohibió al Ministerio de Salud "la distribución gratuita a nivel nacional de la denominada Píldora del Día Siguiente”, argumentando "que la concepción se produce durante el proceso de fecundación (...), que existen dudas razonables respecto a la forma y entidad en que la denominada Píldora del Día Siguiente afecta al endometrio y por ende el proceso de implantación", concluyendo así que "se debe declarar que el derecho a la vida del concebido se ve afectado por acción del citado producto".

Tal sentencia -que ha generado un enfrentamiento con el titular del sector salud- enciende viejas polémicas en torno a temas como el inicio de la vida, el control de la natalidad y la injerencia de los grupos religiosos sobre la política de un estado supuestamente laico.
 
Delimitar el inicio de la vida humana es una tarea ciertamente arbitraria, pues la formación de una persona es un proceso, antes que un hecho puntual. Y si leemos con atención la sentencia que nos ocupa, el Tribunal Constitucional admite la polémica existente en torno al tema, citando las dos principales teorías sobre el inicio de la vida (de la fecundación y de la anidación), reconociendo que "del conjunto de normas anotadas, (...) se aprecia que ninguna de ellas explica o define en qué momento del proceso vital se produce la concepción", e inclusive que "como la ciencia médica se encuentra dividida, y no puede arribar a una respuesta definitiva, el mundo jurídico también se encuentra dividido", llegando a proclamar líricamente que "este inacabado debate, del que se ha dado sólo somera cuenta, no hace sino mostrar de manera descarnada el hecho de que el ser humano, tan orgulloso de sí por el avance científico y grado de evolución que ha logrado, todavía no es capaz de determinar, sin lugar a controversia, el instante en el que se ha creado un nuevo miembro de su especie". Sorprende entonces cómo la máxima instancia legal de nuestro país concluye con indubitable certeza que la concepción se sitúa en el momento de la fecundación del óvulo por el espermatozoide, coincidiendo (aleluya) con la postura eclesial.

Pero lo más curioso del caso es que la sentencia en mención califica conviccionalmente a la anticoncepción oral de emergencia como "abortiva" -por un supuesto efecto inhibidor de la implantación del óvulo fecundado en el endometrio- basándose en los insertos de algunas presentaciones comerciales y en un documento de la FDA, ignorando la siguiente información de la Organización Mundial de la Salud (que sí es citada textualmente por los magistrados César Landa Arroyo y Fernando Calle Hayen, en discrepante voto singular): “No se ha establecido claramente el mecanismo de acción de las píldoras anticonceptivas de emergencia. Varios estudios indican que pueden inhibir o retrasar la ovulación. También se ha pensado que pueden impedir la implantación, alterando el endometrio. Sin embargo, las pruebas de estos efectos endometriales son confusas y no se sabe si las alteraciones del endometrio observadas en algunos estudios bastan para impedir la implantación. Es posible también que impidan la fecundación el transporte de los espermatozoides o los óvulos, pero no hay datos sobre esos posibles mecanismos. Las píldoras anticonceptivas de emergencia no interrumpen el embarazo, por lo que no constituyen en absoluto un tratamiento abortivo” (OMS. Anticoncepción de Emergencia: Guía para la Prestación de Servicios, 1999). Tampoco se ha tomado en cuenta la siguiente conclusión del Programa Especial de Investigación, Desarrollo y Formación de Investigadores sobre Reproducción Humana de la OMS (que también es citada por los magistrados discrepantes): “Se ha demostrado que las píldoras anticonceptivas de emergencia (PAE) que contienen levonorgestrel, previenen la ovulación y que no tienen un efecto detectable sobre el endometrio (revestimiento interno del útero) o en los niveles de progesterona cuando son administradas después de la ovulación. Las PAE no son eficaces una vez que el proceso de implantación se ha iniciado y no provocarán un aborto” (Boletín de la HRP de octubre de 2005).
 
Resulta pues obvio el sesgo confesional de la sentencia, que no pasaría de una discusión propia de Bizancio (condenada además al fracaso, pues ningún argumento racional puede esgrimirse contra un dogma), si no fuera porque tal decisión impedirá el libre acceso a un método anticonceptivo imprescindible en todo programa de control de la natalidad medianamente civilizado, afectando a miles de mujeres, que se verán obligadas a llevar un embarazo no deseado o -peor aún- a acudir a un aborto clandestino, arriesgando su propia vida. Según la representante del Ministerio de la Mujer, con dicha medida se está perjudicando a los sectores más vulnerables y con menos recursos.
 
Esto nos lleva al otro tema, que es el de la desmedida influencia que el clero ejerce en la política del estado, poniendo en duda la referida "autonomía e independencia" que señala el artículo 50º de la Constitución Política del Perú, respecto de la Iglesia Católica. Influencia que se hace manifiesta además en hechos como la imposición de un curso de "educación religiosa" (que no es más que adoctrinamiento católico puro) en la Directiva del Año Escolar 2009, bajo el amparo del Acuerdo entre la Santa Sede y la República del Perú firmado en 1980 (artículo 19º); las exoneraciones y beneficios tributarios a favor de la Iglesia Católica, también estipulados en el acuerdo mencionado (artículo 8º), y ratificados mediante el Decreto Legislativo Nº 626 de 1990; la reiterada postergación de proyectos de leyes sobre libertad religiosa, planteados por congresistas como Natale Amprimo (2001), Graciela Yanarico (2002) y Rosa León (2003); el pago de sueldos y pensiones a los sacerdotes católicos en planilla mensual del Ministerio de Justicia; el uso de fondos del estado y de los gobiernos regionales para la restauración y construcción de capillas y monumentos religiosos; la existencia de un Obispado Castrense, financiado por el Ministerio de Defensa, y encargado de "la atención religiosa (léase: católica), espiritual, moral y pastoral de los miembros de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional", entre muchos otros datos.
 
Lo que se esconde al fin y al cabo, por parte de los que ahora aplauden la decisión del Tribunal Constitucional (entre ellos el Ministro de Defensa Rafael Rey Rey -recalcitrante miembro del Opus Dei y vedado defensor de violadores de derechos humanos-, quien sospechosamente se reunió con los tribunos poco antes de la sentencia), es la voluntad de erradicar todo tipo de anticoncepción que no se ajuste a lo permitido por la Santa Sede, sin importar si se trata de métodos "abortivos" o no (basta recordar el rechazo de Benedicto XVI hacia el uso del preservativo), y sin tener en cuenta las consecuencias. Y detrás de ello está por supuesto la restringida y culposa visión de la sexualidad defendida por la iglesia, que se pretende imponer a toda la sociedad, y que es expresada claramente por Juan Pablo II en la Encíclica Evangelium Vitae: "23. (...) Así se deforma y falsifica el contenido originario de la sexualidad humana, y los dos significados, unitivo y procreativo, innatos a la naturaleza misma del acto conyugal, son separados artificialmente. De este modo, se traiciona la unión y la fecundidad se somete al arbitrio del hombre y de la mujer. La procreación se convierte entonces en el 'enemigo' a evitar en la práctica de la sexualidad". Amén.
 
Artículos relacionados:
 
 

domingo, septiembre 20, 2009

12 hombres con ira


 

"12 angry men" (1957) fue el debut en la pantalla grande del director Sidney Lumet, en base a la obra teatral de Reginald Rose. En pocas palabras, narra las deliberaciones de un jurado para decidir la culpabilidad o inocencia de un joven acusado de homicidio, en un caso que inicialmente parece muy evidente pero que va revelándose como mucho más complejo, a raíz de la duda surgida en uno de ellos (el "número 8"), duda razonable que terminará transmitiendo a los demás paulatinamente, venciendo la presión de una mayoría que se va diluyendo en sus argumentos y evidenciando en su carencia de objetividad, hasta cambiar por completo el veredicto planteado al principio.

Vista de manera superficial, no pasará de ser una interesante película acerca de un juicio, quizás con la peculiaridad de estar enfocada en la discusión entre los miembros del jurado (donde se desarrolla prácticamente toda la trama) antes que en el debate entre la defensa y la parte acusadora -que suele caracterizar a este género-, o en el hecho de transcurrir casi completamente en tiempo real. Un análisis más detenido, sin embargo, nos permitirá descubrir en esta obra una alusión a temas tales como la (pretendida) objetividad de nuestras decisiones, y la importancia de la duda.

La aparente unanimidad de la condena contra el acusado se vio frenada por la inicialmente solitaria disención del "número 8" (Henry Fonda), al cual no parecía convencer del todo la aparente solidez de los argumentos de la parte demandante. El replanteamiento de lo que se daba por ya juzgado, permitió no obstante, descubrir no solamente las debilidades de las pruebas y testimonios presentados durante el juicio, si no también las subjetividades, prejuicios y egoísmos escondidos tras el discurso de los más entusiastas oradores del grupo, echando por tierra la pretendida objetividad que debería guiar a quienes tienen en sus manos la vida de una persona.

Vemos así dos tipos de factores influyendo sobre la decisión de los personajes. Por un lado están aquellos externos, que afectan a todos por igual. Aquí tenemos desde el simple calor (era el día más caluroso del año y la ventiladora no funcionaba) -factor disuasivo para el desarrollo de una discusión prolongada-, hasta la presión del grupo, que pasó de ser necio y despectivo cargamontón contra el único disidente, a constituirse finalmente en silenciosa pero severa conminación contra el último defensor de la culpabilidad del acusado, el "número 3"(Lee J. Cobb). Por otro lado, los factores internos de cada individuo juegan un rol no menos importante. Resaltan en este punto el prejuicio racial del "número 10" (Ed Begley), el cínico desinterés del "número 7" (Robert Webber) -preocupado únicamente por el juego de baseball que lo esperaba-, la fría y distante seriedad del "número 4" (E.G. Marshall), y la decepcionada paternidad del "número 3", incapaz de desligar emocionalmente el caso judicial de su propia vida. La idea de un jurado imparcial y objetivo que reflexiona para llegar a un justo veredicto, queda pues desvirtuada, encontrando su salvación únicamente a través de personas como el "número 8", y luego el "número 9" (Joseph Sweeney) -los únicos cuyos nombres son conocidos al final-, que logran anteponer sus principios por encima de todo aquello que hace claudicar inicialmente al resto. Situación bastante ideal, pues la razón y la justicia lejos están de ser el motor del accionar mayoritario del ser humano.

Importante es también el papel de la duda en el desarrollo de la trama. No es la inocencia del acusado lo que defiende en principio el "número 8", si no su imposibilidad para llegar a una certeza en lo que a su culpabilidad se refiere; motivo suficiente para abstenerse de condenar a un posible inocente. Poco importa tal posibilidad sin embargo, a individuos como el "número 7", el "número 10" o el "número 3", a quienes moviliza como se dijo antes, factores ajenos al caso. La duda se constituye así en el motor fundamental de la razón, base a su vez de la justicia. No en vano es aquélla objeto de condena por parte de ideologías dogmáticas que basan su dominio social precisamente en la fe ciega de mayorías incapaces de cuestionamientos; la duda generalizada representaría pues, su derrumbe ideológico.

Finalmente, no es de sorprender que una película tan profunda en significados, no haya tenido éxito comercial en su momento. No es la reflexión lo que busca el gran público en el cine, si no sólo el divertimento pasajero, que suele proveer la filmografía pródiga en acción y bullicio, cosas de lo que evidentemente carece "12 hombres con ira".

 

domingo, septiembre 06, 2009

Cadenas



 
Él carga pesadas cadenas. Las lleva no solamente en las extremidades, si no también en el cuello, en la cintura y sobretodo en la cabeza. Sí, muy dentro de la cabeza.

No son cadenas vulgares, de material común y potenciales víctimas de la corrosión. Por el contrario, son muy finas y artísticamente decoradas. Porque fue él mismo quien las elaboró. Paciente y diligentemente, con ahínco, esmero y pasión, desde sus años iniciales. Cada eslabón fue un triunfo de laboriosidad y devoción, forjado con todo el esfuerzo del que fue capaz en su momento. Era digno de admiración. Tanto tiempo destinado a la construcción de sus cadenas de oro con ribetes de plata e incrustaciones de diamantes. El triunfo supremo de su empresa personal.

Pero el ser de oro y plata con incrustaciones de diamantes no quitó a las cadenas su condición de tales. Y él lo descubrió. Demasiado tarde, tanta había sido su dedicación, que las había hecho perfectas. Encajaban muy bien en su persona, giraban a su alrededor hasta perderse sus inicios, y se amoldaban de tal modo a su figura, que podía decirse que formaban parte inseparable de su ser. Al punto que ya no podía concebir su vida sin aquéllas…

¿Qué pasó? Nadie pudo comprenderlo. Habían admirado y aplaudido sus cadenas, tan bien elaboradas, tan brillantes, tan dignas de elogio. Algunos hasta lo habían envidiado. ¿Qué pasó? Se preguntaban mientras construían, ellos también con empeño, con amor, sus propias cadenas.
 
 

miércoles, agosto 26, 2009

Oda a una puerta




Me han dicho que escribo muy poco
Y que abandonado tengo este blog personal
Por eso ahora y aunque me crean loco
Unas líneas dedicaré a un símbolo institucional.

De una puerta muy peculiar se trata
Que altanera se enseñorea en un segundo piso
Y aunque la culminación fue de un proyecto de larga data
Apareció de modo súbito y sin mediar aviso.

Altanera digo, y sin pecar por exceso
Pues a diferencia de sus semejantes
Esta no comparte, y por ahí empiezo
Sus intimidades ni por breves instantes.

¿Escaleras? No le hacen falta
Nimiedades como ésas bien están para la plebe
Pero no para alguien de alcurnia alta
Que a su originalidad y misterio primero se debe.

No es de aquellas que al simple dejar pasar se limitan
Ésta se permite discriminar
Y solo a algunos privilegiados sus ínfulas invitan
A sus enigmáticos umbrales atravesar.

Y es que no cualquier mortal se aventura
A los edenes de ensueño que ella ofrece
Desde su aristocrática y coqueta altura
No es la tierra firme el destino que aquél se merece.

Arcadias inimaginables
Bucólicos paisajes
Paraísos afables
O siquiera dulces aterrizajes.

Incompleta está, dicen los que comprender no pueden
Y es que así son los de escaso horizonte
Que a la imaginación un lugar no conceden
Y mal juzgan a quien un nuevo camino afronte.

En fin, a esta puerta no le importa
Y en su trono orgullosa desafía
A la gente que al contemplarla queda absorta
Profiriendo su insulsa habladuría.

(Ya ven a lo que he llegado
Por llenar este espacio y pretender ser un vate
A una puerta he dedicado
Este magno disparate).
 
Foto tomada en el Instituto Nacional de Salud Mental "Honorio Delgado - Hideyo Noguchi"

 

martes, julio 21, 2009

Lo que no dice la propaganda farmacéutica



No hace falta ser médico para saber que entre los diferentes medicamentos que se expenden en las farmacias existen enormes diferencias en precios, inclusive tratándose de medicamentos utilizados para un mismo propósito, e inclusive tratándose del mismo medicamento pero con distintas denominaciones comerciales (unas conocidas como “originales” –las fabricadas por el laboratorio que las patentó-, y las otras, “genéricas”). Así por ejemplo, tenemos que el antidepresivo fluoxetina 20 mg en su versión genérica, tiene un costo que oscila entre S/. 0.10-0.50 (US $ 0.03-0.15), en tanto que en su versión original (Prozac) puede llegar hasta los S/. 8 (US $ 2.4); por su parte, el antibiótico azitromicina 500 mg en su versión genérica cuesta alrededor de S/. 2 (US $ 0.67), mientras que su versión original (Zitromax) puede llegar a los S/. 19.5 (US $ 6.5) (datos de farmacias de Lima, julio del 2009).

El mayor problema surge sin embargo, cuando un medicamento de gran necesidad se encuentra aún en el periodo de exclusividad que se le otorga al laboratorio fabricante (20 años desde el registro de la patente), durante el cual ninguna otra casa farmacéutica puede comercializar el producto, y no queda en el mercado otra alternativa más que la onerosa. Y la industria farmacéutica hace todo lo posible por extender al máximo dicho periodo de exclusividad, para impedir la aparición y difusión de los medicamentos genéricos, que le generan enormes pérdidas en ingresos económicos. Y no duda en entablar demandas legales bajo cualquier pretexto contra quienes afecten sus intereses. Por ejemplo, cuando en 1999 el laboratorio Astra-Zeneca perdió la patente por el antiulceroso omeprazol (Prilosec), denunció al fabricante del producto genérico, logrando 30 meses más de exclusividad, al cabo de los cuales volvió a hacer otra querella, ganando un mes y medio adicional. En nuestro medio, Eli Lilly no cesa en su empeño por impedir la comercialización de cualquier presentación del antipsicótico olanzapina, que no sea la suya propia (Zyprexa).

Particularmente infame fue el caso de los medicamentos contra el virus del SIDA. Según Philippe Pignarre, hasta hace algunos años, sólo el 5% de los 40 millones de infectados por el VIH podía acceder a los mismos, por cuestiones económicas; como consecuencia, 3 millones fallecían anualmente por esta enfermedad en África, y la esperanza de vida había retrocedido 25-30% en varios países africanos. Cuando en 1997, el gobierno de Su­dáfrica aprobó una ley que permitía la importación de versiones económicas de medicamen­tos antirretrovirales procedentes de otros países (importación paralela), 39 laboratorios lo denunciaron por “violación de los acuer­dos internacionales”, en tanto que la Cámara de Comercio de los Es­tados Unidos presionó al gobierno sudafricano para que derogara la ley (Lawrence Lessig hizo entonces la siguiente reflexión: “Habrá un momento dentro de treinta años en el que nuestros hijos mirarán al pasado y se preguntarán cómo pudimos permitir que esto ocurriera. Cómo pudimos permitir que se siguiera una línea política cuyo coste directo fue acelerar la muerte de entre quince y treinta millones de africanos y cuyo único beneficio real era afirmar la ‘santidad’ de una idea. Qué justificación podría remotamente existir para una política que tiene como resul­tado tantas muertes. Cuál es exactamente la locura que permite que tantos mueran por semejante abstracción”).

Para justificar los altos costos de sus medicamentos, la industria farmacéutica y sus defensores suelen explicar que aquéllos son imprescindibles para financiar la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos, de tal modo que cualquier restricción en los precios traería consecuencias nefastas para la medicina. Como dijo el presidente de Investigación Farmacéutica y Fabricantes de los Estados Unidos (PhRMA): “Créanme, si le imponemos controles de precios a la industria farmacéutica, y si reducimos la investigación y desarrollo que esta industria puede realizar, eso va a perjudicar a mis hijos y a los millones de estadounidenses que padecen enfermedades graves”. Tal argumento es simplemente falso. El costo de los medicamentos no se destina ex­clusivamente a recuperar lo invertido en investigación ni a asegurar la aparición de nuevos tratamientos; como han demostrado diversos estudios, la mayor parte se utiliza en publi­cidad y promoción. La Families U.S. Foundation (2002) llevó a cabo un análisis de los informes presentados a la Securities and Exchange Commission en el 2001, por nueve compañías –Merck, Pfizer, Bristol Myers Squibb, Eli Lilly, Abbott Laboratories, Wyeth, Allergan, Phar­macia y Schering-Plough Corporation–, encontrando que el 27% de sus ingresos fueron destinados a marketing, publicidad y administra­ción, el 18% a beneficios, y solamente el 11% a la búsqueda de nuevos productos. Otra investigación, realizada por Consumers Internatio­nal (2006) en siete países europeos, dirigida a estudiar las prácticas de publicidad de 20 casas farmacéuticas, reveló que la industria de los medicamentos invierte US $ 60 mil millones al año en publicidad, casi dos veces más que en investigación y desarrollo. Por otro lado, una noticia publicada en The New York Times el 27 de junio del 2007, in­formó que la psiquiatría es la especialidad médica que más beneficios económicos recibe de los fabricantes de medicamentos, mencionan­do además que dicha industria gastó US $ 2.25 millones en propagan­da, honorarios y gastos de viajes para médicos psiquiatras, hospitales y universidades, en el estado de Vermont, Estados Unidos; dicha cifra –añade el artículo- no incluye el costo de las muestras médicas y el salario de los representantes de ventas. Otra noticia publicada en The New York Times el 10 de mayo del 2007, refirió que las retribuciones de la industria farmacéutica hacia los médicos psi­quiatras del estado de Minnesota, Estados Unidos, aumentaron seis veces durante el periodo 2000-2005 (hasta llegar a US $ 1.6 millones), en tanto que las prescripciones de antipsicóticos atípicos para niños del programa Minnesota’s Medicaid se multiplicaron por 9 durante dicho periodo; además, aquellos médicos psiquiatras que recibieron más de US $ 5000 a lo largo del periodo 2000-2005 prescribieron tres veces más antipsicóticos atípicos a niños, que aquellos médicos que recibieron menos de dicha suma. ¿Coincidencia? Poco probable, pues resulta cada vez más claro que los “desinteresa­dos” presentes que la industria ofrece a los galenos –desde lapiceros hasta viajes a congresos internacionales con alojamiento en hoteles cinco estrellas–, ejercen una influencia en un porcentaje apreciable de ellos, que se materializa al momento de prescribir (cuando debiera primar el beneficio del paciente antes que el propio interés). Tal como revela otro estudio realizado por Consumers International (2007), hasta el 50% de los medicamentos estarían prescriptos, dispensados o ven­didos en forma inapropiada en los países en desarrollo, como conse­cuencia de aquella influencia. Como resultado, muchas personas terminan recibiendo medicamentos costosos pudiendo acceder a opciones más económicas e igualmente eficaces, lo que es más censurable cuando se trata de poblaciones de escasos recursos (por supuesto que existen casos en los cuales sí es necesario acudir a los medicamentos más caros, tratándose de enfermedades raras o cuando otros tratamientos han fracasado, pero esa no es la generalidad). Claro que la mayoría de “colaboradores” no admite tal compromiso de su objetividad, y hasta se cree merecedora de semejantes prebendas por el simple hecho de ostentar el título de médico.

Pero la propaganda y la “generosidad” de los laboratorios no son los únicos factores que estarían influyendo sobre las decisiones de muchos médicos al momento de decidir una prescripción. Una investigación publicada por la revista The New England Journal of Medicine (2008) revisó 74 ensayos clínicos de 12 antidepresivos registrados por la FDA en el periodo 1987-2004 –que involucraban a más de 12 mil pacientes–, encontrando 38 estudios con resultados favorables para los laboratorios y 36 con resultados no favorables. Del primer grupo, 37 fueron publicados en revistas científi­cas, en tanto que del segundo grupo, solamente 3 vieron la luz admi­tiendo los resultados negativos, y 11 se publicaron presentando los resultados como positivos, quedando 22 sin publicarse. Concluyen los autores diciendo que aquellos estudios con resultados favorables hacia la industria farmacéutica, tienen 12 veces más probabilidades de publicarse que aquéllos con resultados desfavorables, dando así la impresión de una abrumadora evidencia científica respaldando el uso de estos medicamentos. Por otro lado, la industria de los medicamentos financia toda clase de actividades supuestamente educacionales dirigidas hacia los médicos, con expositores que no se caracterizan precisamente por su objetividad al presentar datos supuestamente científicos.

Tampoco es cierto que la industria de los medicamentos sea particularmente innovadora, pues los últimos años no han visto surgir muchos tratamientos realmente nuevos, limitándose en la mayor parte de los casos a medicamentos muy similares a sus predecesores, y con escasas ven­tajas respecto a aquéllos (los medicamentos “yo-también”), o simplemente a nuevas indicaciones para productos ya existentes en el mercado (según Marcia Angell: “en los 5 años que pasaron entre 1998 y 2002, la FDA aprobó 415 medicamentos nuevos, de los cuales sólo el 14% fueron innovadores en realidad. El 9% consistió en fármacos antiguos que habían sufrido algún cambio, el cual, según los parámetros de la FDA, los mejoraba en forma significativa. ¿Y el 77% restante? Por más que resulte increíble, fueron medicamentos ‘yo-también’, clasificados por la entidad como medicinas no mejores que las que ya se encuentran en el mercado para el tratamiento de ciertas enfermedades”). Aunque al momento de ser lanzados o “relanzados” al mercado, cuenten con una descomunal y multimillonaria campaña publicitaria, no exenta de “abundantes” estudios y “opinio­nes de expertos” (speakers) sumamente favorables -aunque no precisamente independientes-, destinados a convencer a los prescriptores de que el “nuevo” producto es muy superior a los ya existentes, y que por lo tanto justifica con creces su abultado precio. Por ejemplo, el antipsicótico quetiapina fue promocionado inicialmente por Astra-Zeneca (bajo el nombre comercial de Seroquel) como medicamento contra la esquizofrenia, luego como tratamiento para el trastorno bipolar, y hace algunos meses fue presentada su versión de acción prolongada (Seroquel XR) ante la comunidad médica local, con bombos y platillos, y nada menos que en el lujosísimo restaurante limeño La Rosa Náutica.

Y por si todo lo anterior no resultara suficiente, un porcentaje apreciable de los medicamentos que la industria farmacéutica promociona como suyos y que utiliza para intentar justificar sus elevados presupuestos, no proviene de sus propias fuentes, si no de investigaciones financiadas con fondos públicos, y llevadas a cabo en universidades, pequeñas compañías biotecnológicas o en el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, los cuales ceden la exclusividad de sus descubrimientos a los laboratorios a cambio de regalías. Al respecto, un informe de la Agencia Nacional de Investigación Económica de los EE.UU. refirió en 1997 que la investigación financiada con dinero público era responsable de 15 de los 21 fármacos más eficaces aprobados entre 1965 y 1992; por otro lado, el Boston Globe reveló que 45 de los 50 medicamentos más exitosos aprobados entre 1992 y 1997, habían recibido fondos del gobierno de los EE.UU.

En suma, la gran diferencia en los precios de los medicamentos originales no se justifica solamente por la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos verdaderamente innovadores, si no principalmente por la publicidad –abierta o disfrazada (incluyendo generosos obsequios hacia todos los “desinteresados colaboradores”, así como actividades “educacionales”)- y por las enormes ganancias de una industria farmacéutica dedicada en la actualidad mayormente a la fabricación y difusión de medicamentos poco novedosos y que no ofrecen mayores ventajas respecto a los que ya existen. Aunque muchos de sus áulicos digan lo contrario.


Referencias
 
 
Artículos relacionados